Los módulos LED son unidades LED completas, diseñadas para poder sustituirse, al término de su uso, de la misma manera en que se sustituyen las lámparas tradicionales. La mayor ventaja derivada del uso de los módulos LED es la posibilidad de sustituir la fuente luminosa cuando se agota, o de actualizar el aparato con una versión más nueva y más eficiente de LED en cuanto sale al mercado.

Normalmente, un módulo LED comprende un LED COB (Chip-on-Board) instalado en un dispositivo vector. El módulo LED se enrosca o atornilla a un soporte que a su vez está montado en un disipador térmico dentro del aparato.

En general, los módulos LED determinan una mayor producción de calor que las fuentes de LED de tipo COB o Array. El diseño del aparato y el uso de un compuesto térmico para facilitar la transferencia del calor pueden eliminar este problema conservando los beneficios descritos anteriormente.

Algunos módulos LED se pueden sustituir sin necesidad de herramientas. El término “módulo LED” abarca una amplia gama de productos, muchos de ellos instalados sobre moldes o soportes flexibles Zhaga. Zhaga es una interfaz internacional específica que permite la intercambiabilidad de las fuentes luminosas de LED de diferentes fabricantes. Los soportes Zhaga ponen a disposición del consumidor una amplia gama de fuentes luminosas para toda la vida de la instalación de iluminación.