Esta magnifica villa privada, ubicada en Carrara, representa el paradigma ideal de decoración minimalista. El elemento principal del proyecto es la organización espacial de los varios locales, cuyo objetivo es optimizar la habitabilidad y la funcionalidad de las habitaciones.

Los locales se caracterizan por una serie de elementos comunes tal como el color blanco, que domina las paredes. El blanco, sinónimo de ligereza y pureza, expresa perfectamente un estilo sofisticado y sintético. Además de hacerlo parecer más amplio, el blanco le confiere al local más luminosidad, comodidad y serenidad.

Las mesas, los sofás y los otros muebles son siempre esenciales. La alternancia definida de las tonalidades claras y oscuras empleadas crea un contraste vivo e interesante con los elementos de madera como los armarios y los pavimentos.

Y son estos elementos que le confieren materialidad a los locales, brindándoles una sensación de calor doméstico a un entorno esencial y moderno.

La familia de aparatos de empotrar Trybeca, seleccionada para el proyecto luminotécnico, se integra naturalmente en este entorno gracias a su diseño elegantemente esencial. Las tres formas disponibles (cuadrada, rectangular y redonda) se han instalado en los varios locales, respetando el equilibrio formal y el estilo del entorno.

Las múltiples configuraciones posibles facilitadas por las dimensiones disponibles, por las tres posiciones que cada aparato puede asumir (de empotrar, a ras y saliente) y por la posibilidad de elegir el modelo con aro visible o invisible, permiten instalar este producto en cualquier contexto arquitectónico residencial así como en hoteles, tiendas y oficinas.

La iluminación difusa es sumamente eficiente y, asimismo, valoriza el entorno sin modificar su volumetría geométrica. Los LEDs de última generación utilizados garantizan un rendimiento elevado con un flujo luminoso hasta 4100 lm y un IRC > 90 limitando siempre los consumos energéticos.