Esta casa privada representa un proyecto residencial contemporáneo. La casa, ubicada cerca del centro del municipio de Pieve di Cento, se caracteriza por sus formas sencillas y lineales alternando volúmenes que permiten entender, sólo en parte, desde el exterior, la función de los varios locales.

Otro elemento que caracteriza esta casa es la selección de los materiales que le confieren una sensación táctil al exterior del edificio: el hormigón armado a la vista representa el motivo dominante.

La casa cuenta con dos plantas. En la planta baja se encuentra el salón desde el que se accede al comedor y, del lado opuesto, a la cocina. El salón se divide en dos zonas por medio de una pared de piedra que acoge, en su interior, un hogar. El amoblamiento sencillo y lineal del salón, caracterizado por el amplio sofá amarillo y la estantería, está en contraposición con los muebles barrocos del comedor donde una mesa de madera entallada ocupa el espacio en forma prepotente.

La primera planta cuenta con un estudio y un salón de los que se accede a la terraza exterior. Desde el salón, caracterizado por amplias ventanas que miran hacia el exterior, se extiende un largo pasillo que cruza transversalmente toda la planta pasando por la habitación principal, creada en el patio, hasta el vestidor, el cuarto de baño llegando, por último, a otra habitación.

El concept del proyecto luminotécnico valoriza la linealidad y la natural luminosidad de los locales suministrando la correcta cantidad de luz para dar relieve a las características de la casa. Al mismo tiempo, los consumos energéticos son limitados gracias a la aplicación de LEDs de última generación.

Se han adoptado, en parte, las soluciones Reggiani para la iluminación interior y exterior.

En el interior, cerca de las vigas de madera que cruzan transversalmente la casa, se han instalado los proyectores LED de superficie Yori de 10W tanto en el techo de la planta baja que de la primera planta (en el interior de la habitación principal). Estos proyectores son casi invisibles gracias al aspecto minimalista del modelo para canal y al refinado acabado negro gofrado mate.

Gracias a las proporciones y al diseño elegante, el impacto del producto sobre el entorno arquitectónico es muy discreto y la elevada reproducción cromática (IRC >90) de la fuente LED valoriza los colores del entorno.

En el exterior, para iluminar el porche se ha instalado el modelo de superficie de los aparatos de techo Lindro de forma cuadrada y con grado de protección IP66. Gracias a la profundidad limitada de tan solo 110mm y al elevado flujo luminoso (modelo 160x160mm, hasta 4480lm), este aparato representa una solución práctica y eficiente que se integra perfectamente con el interior de la arquitectura del edificio y del espacio exterior del jardín.