De Basquiat a Kher, de Hirst a Sugimoto: la exposición “Dont’ Shoot the Painter. Obras de la Colección de Arte UBS” propone un verdadero viaje a través de la pintura contemporánea.

Para la exposición, organizada por la GAM de Milán,  hemos creado un concept específico para valorizar los 110 cuadros de la Colección de Arte UBS, una de las más importantes colecciones corporativas a nivel mundial, abierta al público gracias a la colaboración trienal entre GAM y UBS.

El proyecto quiere valorizar individualmente cada obra de arte y la organización especial del entorno realizada por el curador Francesco Bonomi para reflejar la herencia histórica del museo, dando relieve, al mismo tiempo, a las referencias entre la sede de la exposición y las obras

Para iluminar una colección tan heterogénea en la composición de las obras,  hemos elegido una iluminación igualmente variada. Se han utilizado los proyectores LED Yori de 10W con diferentes tipos de LED y ópticas.

Gracias a la perfecta combinación entre varias temperaturas de color (2700K, 3000K y 4000K) y haces de luz con el empleo de las ópticas intercambiables IOS, hemos podido valorizar los pigmentos de obras realizadas con diferentes técnicas y sobre distintos soportes.

Los materiales, con los que se han realizado las obras, se caracterizan por una específica respuesta a la luz. Por lo tanto, los proyectores debían orientarse correctamente para poder apreciar todas las obras, en su totalidad, debido a las diferentes reacciones de cada una de ellas frente a las longitudes de onda emitidas por los LEDs.

Sin embargo, la particularidad de la instalación se ve en la relación entre las obras y los paneles del entorno: se ha querido crear una ambigüedad entre las fronteras de estos dos elementos para confundir al visitante en un juego entre contenido (obra) y contenedor (entorno). La orientación de los proyectores sirve también para valorizar esta “mezcla perceptiva”.

En su totalidad, la instalación es minimalista, manteniendouna armonía visual con la organización de la exposición. El color neutro, en una tonalidad creada especialmente para la ocasión, y la instalación en carriles empotrados en canales paralelos, que esconden a la vista la estructura de la fuente luminosa, garantizan la presencia discreta de los cuerpos iluminantes.