Con la terminación de la nueva Vinoteca, que va a perfeccionar el recorrido multisensorial inaugurado por la Sala de Degustación Donna Franca, Florio crea un nuevo concepto de bodega: un lugar mágico y acogedor donde podemos vivir una experiencia única transformándonos en protagonistas de un mundo inesperado.

Las históricas bodegas Florio de Marsala brillan de nueva energía y abren sus puertas al visitante para ofrecerle un viaje lleno de fascinación y de sugestiones con las que explorar un mundo sofisticado e inesperado.

Tradición e innovación se funden en la nueva Florio Concept Winery: la experiencia de la visita a la bodega y la degustación evolucionan transformándose en una aventura original e inusual que atrapa los cinco sentidos y el alma.

La Florio Concept Winery nace del deseo de expresar, en forma coherente y unívoca, una precisa identidad, comunicada con estilo y elegancia, y, también, de acompañar a los huéspedes a lo largo de un recorrido único donde todos los elementos armonizan entre sí creando un mundo exclusivo y sin iguales.

La arquitectura del lugar, su historia de más de cien años, la organización de los espacios y los estímulos multisensoriales que llegan desde los varios locales desencadenan la pluralidad de las emociones que el huésped vive en la Concept Winery.

Como base de la Concept Winery una idea fuerte: la de hacer vivir al huésped una experiencia completa e inolvidable haciéndole descubrir un mundo hecho de atmósferas mágicas, de bienestar sensorial y de estilo. Un estilo inconfundible que es sinónimo de vanguardia y modernidad, excelencia y unicidad, sabiduría y cultura.

Es así que Florio se transforma en un icono de innovación en la tradición: con la Concept Winery ha sabido realizar un nuevo concepto de bodega donde design, arquitectura, luces, sonidos, perfumes y productos se combinan creando un unicum visionario.

Bodega

Las Bodegas Florio de Marsala, construidas con tufo por Vincenzo Florio en 1832, reflejan el estilo típicamente anglosajón de la época con amplios arcos de todo punto y suelo en polvo de tufo comprimido. La estructura de la viga siciliana, que cubre unos 44.000 m² de superficie, representa el corazón de la producción del marsala: desde aquí, en el pasado, zarpaban los buques de la compañía Florio cargadas con el precioso néctar y, aquí, aún hoy, se produce el marsala más famoso del mundo. En los 6.000 m² de bodega se desarrollan los procesos de elaboración de los vinos Florio que, luego, se afinan en los históricos toneles cuidadosamente custodiados en los 7.400 m² del sector de afinado. Locales históricos que sorprenden al visitante por su belleza: 165 metros de largo en cada nave y 104 arcos, debajo de los que se alinean 1.400 barriles y aproximadamente 600 entre toneles y tinos de diferente capacidad.

La nueva Vinoteca

La nueva Vinoteca es un espacio de vanguardia y único en Italia donde pueden hallarse todos los vinos Duca di Salaparuta, Corvo y Florio, además de una selección de excelencias de la artesanía y productos típicos sicilianos. El visitante se deja llevar por una pluralidad de emociones, sensaciones y estímulos que derivan no sólo de la variedad de los productos expuestos sino también de la arquitectura y del design de la misma Vinoteca (como la Sala de Degustación Donna Franca Florio) en una de las naves laterales de la Bodega y de la especial organización.

“Cuando me han dicho que tenía que diseñar la nueva Vinoteca Florio – explica el Arq. Franco Marabelli – me ha entusiasmado la idea de crear un espacio que no debía ser sólo una tienda de compra sino un lugar vivo y acogedor. Un sitio donde todos los que aman el vino y, también, el arte y la arquitectura, pudieran pasar momentos agradables en un entorno que mantiene intacta la estructura original de la Bodega. Para realizar la Vinoteca me he inspirado en los colores y en las tradiciones de Sicilia: un fondo rojo, con elementos en relieve, enriquecido con un mosaico que reproduce uno de los póster históricos Florio (“Duende”) dominando la sala, el suelo negro como la lava del volcán en cuyas laderas Duca di Salaparuta cultiva el Pinot Noir y el Nerello Mascalese, la organización de las botellas que, gracias a estructuras en materiales transparentes, parecen suspendidas en el vacío dejando el espacio abierto y aireado. El portón de entrada en acero corten perforado hace que la cegadora luz solar entre en forma delicada y, en su exterior, la fila de columnas, siempre en acero corten, sostiene un rico emparrado de uva. Una Vinoteca que ha representado un desafío estimulante, una forma nueva de combinar historia, innovación y amor hacia los frutos de esta tierra áspera y generosa.”

La Vinoteca acoge al visitante al final de un viaje que comienza con la visita de las Bodegas históricas, donde se respira la historia de más de cien años del mundo Florio, sigue con la degustación multisensorial de los vinos y finaliza en este nuevo espacio diseñado y creado para expresar y sintetizar completamente el estilo del Grupo Duca di Salaparuta: elegante, ecléctico y fascinador. Un lugar donde los vinos se presentan siguiendo un recorrido inusual y estudiado no por tipología de producto sino por ocasión de consumo.

Con referencia al diseño arquitectónico en su totalidad, la iluminación, cuidada por el Lighting Designer Lorenzo Bruscaglioni del estudio Luminae, ha tenido un papel fundamental. La luz pone de relieve los detalles expositivos y arquitectónicos que transforman la visita a la bodega en un viaje a través del tiempo y del territorio.

Para el proyecto, el estudio Luminae ha seleccionado los aparatos SunLuce de Reggiani Illuminazione con LED 14W y 16W con temperatura de color 3000 Kelvin para crear tonalidades cálidas y acogedoras y obtener un elevado índice de rendimiento cromático (CRI 90).

No pudiendo instalar los aparatos en las viejas naves de la bodega, en el interior de la nueva Vinoteca se han montado carriles electrificados a la altura de 4 y 5 metros: los aparatos en el carril inferior siguen la sala en todo su largo, iluminando cada isla expositiva y poniéndola de relieve.

La precisión de las ópticas ha facilitado una iluminación de relieve de las botellas y de los productos típicos de la marca Florio: se han privilegiado las ópticas con haz de luz estrecho (12°) para evidenciar los detalles y las elípticas para la base de iluminación de las superficies horizontales.

Los productos se han suministrado con dimmer incorporado a fin de modificar local y rápidamente la cantidad de luz según las exigencias.

En el carril instalado a 4 metros se han posicionado también algunos aparatos ZeroZeroUno con fuentes luminosas de halogenuros metálicos de 70W con Dimmer Dali y un especial contorneador de luz que ha permitido la iluminación escenográfica de la pared situada detrás del mostrador para la degustación y de otros elementos de decoración.

Cada detalle en la nueva Vinoteca Florio, a partir del estudio de las luces de decoración, de las piezas musicales a los complementos de design, se ha estudiado para atrapar y acoger al huésped en un universo sorprendente y guiarlo hacia el descubrimiento de sensaciones y emociones nunca vividas.

Un lugar amplio y luminoso donde el tiempo parece suspendido y donde todos los que entran aman perderse, sin apuro, en la contemplación de los vinos y de las obras de arte presentes gozando de una experiencia extraordinaria.