La apertura en Los Ángeles de la tienda número cien de la cadena representa un momento importante en la expansión de Shasa, una marca de moda jóven aunque ya exitosa.

El diseño de la nueva tienda es diferente respecto a las anteriores: se han cambiado unos cuantos elementos, a partir del escaparate principal que representa el primer contacto entre el cliente y la tienda. La idea de la marca, comunicada de igual manera incluso en otras áreas, se refuerza usando el color institucional en forma dinámica y fresca, con una paleta monocromática que enmarca y exalta el merchandising.

Para representar la personalidad de la marca y su pasión por la moda se ha seleccionado una gráfica esencial y sumamente dinámica: fuertes tonalidades de rosa en contraposición con el oro y mensajes excéntricos en las paredes realizadas con técnicas diferentes.

La tienda, en su conjunto, se compone de elementos que pueden actualizarse fácilmente al cambiar la temporada: es así que el cliente, cada vez que entra en la tienda, encuentra un entorno estimulante y actual.

El proyecto luminotécnico para este entorno requiere productos de diseño elegante, pero no demasiado vistoso, y sumamente flexibles, capaces de adaptarse a espacios que periódicamente se transforman. Las varias zonas de la tienda, es decir las cajas, los escaparates, la exposición general, las estanterías y los probadores, se iluminan con diferentes soluciones estudiadas especialmente para los puntos de venta: luminarias para suspender Fivespot, proyectores Envios y Sunluce y aparatos de empotrar Mosaico y Unisio.

Todos los productos llevan LEDs de alta eficiencia y elevadas prestaciones con rendimiento cromático igual a > 90 a fin de asegurar un excelente confort visual y una óptima reproducción de los colores de los accesorios y de la ropa expuesta.

Gracias al bajo consumo energético, se ha podido limitar el impacto ambiental de la instalación reduciendo las emisiones de CO2 y los vatios por metro cuadrado.

El entorno está en sintonía con la marca Shasa y logra estimular al público expresándose con un toque delicado y femenino. El impacto general es sumamente atractivo y único en su género.